El tiempo - Tutiempo.net

El interventor de YCRT, Omar Zeidán, y el asesor técnico el ingeniero Ángel Garabello encabezaron esta mañana una conferencia de prensa en donde indicaron cómo se encuentra la empresa.

Se realizó una conferencia de prensa encabezada por el interventor de YCRT, Omar Zeidán, y el asesor técnico el ingeniero Ángel Garabello para brindar información sobre el estado actual de la Yacimiento Carbonífero Río Turbio. La charla la inició el Interventor dando su visión en líneas generales de cómo se encontró el yacimiento a partir del mes de enero cuando se hicieron cargo de la empresa, y al respecto manifestó: "Estamos haciendo un diagnóstico para saber desde dónde arrancamos en todos los sectores de la empresa".

Por otro lado, el ingeniero Garabello indicó "nos encontramos con una información distinta a la versión oficial que nos dieron sobre el estado del yacimiento" marco sobre ello dos déficit importante en energía y ventilación. Se necesitan 5 mil metros cúbicos de aire en volumen dentro de la mina para proteger la salud de los trabajadores". Además manifestó que el Chiflón 3 de Mina 4 cuyas tareas se iniciaron en 2009 suspendió inexplicablemente el trabajo y quedó derrumbado en distintos lugares, Gabarello explicó que " si uno no hace nada, lo que se hizo en los últimos años no servirá y  la mina no será posible en el futuro". En dicha reunión informativa se habló del frente largo 73 "que está parado hace 18 meses porque la cinta de extracción no está terminada y ya registra problemas que requiere de trabajos urgente. Sobre el frente largo 74, tiene equipamiento de más de 40 años de antiguedad".

Sobre el frente largo 76 en conjunto con el frente largo 63, Garabello detalló que " estos dos frente se diseñaron en conjunto cuando las normas elementales indican que eso no se puede hacer " ya que " el FL 76 le faltan mil metros de cable porque no se ha comprado y se montó un frente dos veces más largo que lo habitual además de faltarle 3.500 metros cúbicos de aire".

Otro de los problemas indicó el ingeniero es "que toda la mina subterránea tiene que tener dos ventiladores principales. Y además una ventilación natural, porque al estar derrumbado el chiflón 3 de la Mina 4 la ventilación no se produce".

Garabello manifestó que "se estuvo trabajando debajo de las condiciones de seguridad mínimas aconsejables. Estamos trabajando con velocidades de aire peligrosas, es una situación muy delicada porque los trabajos a desarrollar van a llevar meses y tenemos que pedir que no se produzcan fenómenos naturales como derrumbes y microsismos que podrían perjudicar notoriamente la tarea".