El tiempo - Tutiempo.net

Desde la Federación de Empresarios de Combustibles de la República Argentina advirtieron que hubo una baja en el consumo del sector. Señalaron que el último incremento fue de improviso y que la situación de acá a fin de año sigue turbulenta.

A nivel nacional, el último incremento del combustible -a principios de julio- tomó por sorpresa a los empresarios de las estaciones de servicios. Con las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) a la vuelta de la esquina, sumado a la “estabilidad del dólar” consideraban que no habría otro incremento reciente. Es que el 1º de julio, YPF incrementó 2,5% las naftas y 1,75% el gasoil. Tras esto, las empresas Shell y Axion hicieron lo propio, con una suba del 2,1% y 2,5% respectivamente. El incremento no sólo afectó al bolsillo del usuario, sino que también tiene repercusión en el sector empresarial. Tras esto, TiempoSur se comunicó con Hernán Landgrebe, Sec. Gral de la Federación de Empresarios de Combustibles de la República Argentina (FECRA), quien remarcó que fue notorio el impacto.

“La gente ya no carga el tanque lleno. Lo hace a medida que va necesitando el combustible”, dijo Landgrebe en diálogo con este medio. Remarcó que, asimismo, se vio reflejado en los usuarios que consumían nafta Premium, que han bajado a la Súper. Sostuvo que se hace difícil mantener la estructura de las estaciones de servicio, ya que no solamente cuentan con los playeros, sino también con los costos operativos de los Servi Club 24 horas y todo lo que ello implica.

A Nivel local

TiempoSur realizó una recorrida por las estaciones de servicio de Río Gallegos, para conocer el precio que manejan desde YPF. La empresa estatal actualmente tiene la nafta Súper a 39,41 el litro, en tanto la Infinia está $42,51.

Una buena y una mala

Una buena noticia es que al menos durante este fin de semana largo, el consumo interno se notó. Según relató el entrevistado, en las estaciones de servicio hubo mucha gente que pasó por las mismas a fin de cargar nafta y seguir viaje, pero los resultados de esto estarían recién en las próximas horas. De todas maneras, el incremento a la larga no será beneficioso ni para el usuario ni para ellos.

“Consideramos que con los aumentos sí va a haber baja de consumo, porque llenar el tanque hoy en día no es para cualquiera. Nos sorprendió el aumento. Pensábamos que, con la cercanía de las PASO, la baja del dólar, el aumento no se iba a dar”, consideró.

Marketing

Por otra parte cuestionó la estrategia de ventas de las grandes empresas petroleras, ya que la diferencia del litro de nafta varía mucho dependiendo la zona. “Queremos ver si lo pueden corregir en las petroleras, porque hay mucho diferencial entre un lugar y otro, incluso en las mismas marcas”.

A futuro

El titular de FECRA admitió que ahora es imposible establecer si a futuro habrá o no un nuevo incremento. El último realizado el 1º de julio los tomó por sorpresa, pero esperan que no vuelva a subir. “Depende mucho de la variación del dólar y el precio del crudo. Es difícil saber si va a aumentar de nuevo, porque con la baja del precio internacional, el precio se mueve”, cerró.

Las razones del nuevo aumento, de acuerdo a lo expresado por la empresa estatal, responden al incremento durante junio del precio internacional del crudo Brent, el Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL) y de los biocombustibles con los que se cortan las naftas (etanol) y el diesel (biodiesel).

De esta manera quedaron descartadas las especulaciones que se venían realizando en los últimos días en el sector en torno a la posible baja de los precios en las estaciones de servicio, y ratificó la postura de las petroleras de no absorber el costo impositivo y traspasarlo íntegramente a precios.

Raizen, la compañía que tiene la marca Shell en Argentina, informó que el aumento en estaciones de servicio es del 2,1% mientras que desde Axion señalaron que aplica una suba de 2,5% para naftas y 1,8% en gasoil.

Desde la compañía estatal que controla un 57% del mercado, se informó que el aumento rige desde el primer minuto de julio y destacó que los incrementos, previo a impuestos, están por debajo a la inflación estimada de junio de acuerdo a proyecciones privadas.