El tiempo - Tutiempo.net

Aunque las tasas descendieron en los últimos, el encarecimiento de los créditos continúa sintiéndose fuerte tanto para las empresas, como para las familias.

Muchas actividades productivas o de servicios se hacen inviables con este nivel de tasas y como consecuencia, los préstamos comerciales, han experimentado una caída del 0,8%. En lo que respecta al financiamiento de los hogares, este mes le tocó dar la nota negativa marcado un retroceso inédito en el último año, dado que las cancelaciones superaron a las nuevas colocaciones. Así, la línea de préstamos personales presentó una disminución respecto al mes anterior del 0,2%.

Finalizó Noviembre y el total de préstamos en pesos al sector privado alcanza un nivel de $ 1.580.850 millones. La evolución anual de los préstamos arroja un crecimiento en valores nominales pero si corregimos los mismos por la inflación del período podremos notar que en realidad hubo un retroceso en el financiamiento de la economía. En los últimos 365 días el alza fue de $297.559M, equivalente a un incremento del 23,2 % anual, y marcó un aumento respecto al mes anterior de un 0,1%. “Si bien vuelve a crecer el total de stock después de la baja pronunciada del mes anterior, la misma tiene valores absolutos simbólicos y muestran que la oferta de nuevos créditos está muy cautelosa así como la demanda de los mismos por parte del sector privado.”, explicó Guillermo Barbero, socios de FIRST CAPITAL GROUP.

Este mes, le toca a las colocaciones a las familias dar la nota negativa. La línea de préstamos personales presenta una disminución respecto al mes anterior inédito en el último año, arrojando un descenso del 0,2%. El saldo cayó a $ 421.758 millones para el total acumulado, representando un crecimiento interanual del 23,1 %, contra los $ 342.483 millones al cierre del mismo mes del año anterior. “Las cancelaciones superaron a las nuevas colocaciones. Las restricciones puestas por las entidades financieras al otorgamiento de nuevos préstamos en forma directa a sus clientes así como a través de menores compras de carteras a entidades no bancarias dieron como resultado una contracción del crédito a las personas humanas”, aseguró Barbero.

 

En lo que respecta al financiamiento de los hogares, el stock de tarjetas de crédito sigue picando en punta, aunque el uso del plástico se ha mantenido en línea con la inflación reflejado en el costo de los bienes y servicios adquiridos copiando el comportamiento de los precios. Así, La operatoria a través de tarjetas de crédito, representó un monto de $ 375.469 millones, esto significa un alza del 1,3% respecto al cierre del mes pasado. El crecimiento interanual llegó al 32,5%. “El uso de los plásticos se ha mantenido en línea con la inflación durante el último año, reflejado en el costo de los bienes y servicios adquiridos con los mismos, de igual manera, el último mes parece copiar el comportamiento de los precios también, pues exhibe un crecimiento mucho más atenuado. También tenemos que tener en cuenta que las restricciones que comentáramos en la línea de préstamos personales repercute en las tarjetas de crédito: aquellos consumidores que no pueden acceder a nuevos préstamos, utilizan hasta el límite el financiamiento que tienen en sus cuentas, en síntesis, ambas líneas pueden mostrar un comportamiento complementario pues ambas son instrumentos utilizados por los consumidores de acuerdo a las condiciones imperantes y a la disponibilidad del crédito de cada una de ellas”, comentó Guillermo Barbero.

En cuanto a las líneas de créditos hipotecarios, incluidos los ajustables por inflación/UVA, durante Noviembre marco un leve crecimiento, representando una suba del 0,8%, acumulando un stock total al cierre de mes de $209.768 millones. El crecimiento interanual ha sido del 83,2% y continúa siendo la línea con mayor crecimiento interanual. “Parece haber encontrado un piso de crecimiento este segmento, aprovechando la relativa estabilidad que se observó en el tipo de cambio durante los últimos días, esta circunstancia se presenta como muy promisoria, pues si en este contexto financiero complicado se siguen realizando operaciones, una normalización de las variables dará lugar a una rápida reactivación de las operaciones hipotecarias”, concluyó.

Se sigue profundizando la caída de originaciones prendarias, durante los últimos 3 meses, el saldo negativo ha sido cada vez mayor con relación al mes anterior, evidenciando desde otro punto de vista la crisis que está atravesando el sector automotor. La línea de créditos prendarios presenta un stock de cartera a fines de Noviembre de $98.530 millones, mostrando una caída del 1,2% versus el stock de cartera a fines de Octubre de $99.762 millones. El crecimiento interanual es de $12.690, representando el mismo un 14,78%.

Muchas actividades productivas o de servicios se hacen inviables a estas tasas y la baja de la demanda de las empresas por financiamiento bancario sigue en auge. Como consecuencia, los préstamos comerciales, han experimentado una caída con relación al stock que se observó el mes pasado: la misma ha sido del 0,8 %. En términos interanuales representa un aumento del 3 % ubicándola con un stock de cartera de $406.404. “Muchas actividades productivas o de servicios se hacen inviables a estas tasas, por lo que los demandantes prefieren disminuir su nivel de actividad y no arriesgar capital de trabajo a tan alto costo, por eso encontramos en esta línea el menor crecimiento interanual en términos absolutos, lo cual implica un importante retroceso en términos reales ajustados por la suba de precios del año”.

En cuanto a los préstamos en dólares, respecto del mes pasado ha tenido un aumento del 0,1% y su incremento interanual es del 5,3%. El 82,6 % del total de la deuda en moneda extranjera sigue siendo la línea de comerciales, la financiación en dólares sigue sujeta a empresas que puedan originar ingresos en divisas. “La relativa estabilidad del tipo de cambio durante los últimos días, seguramente facilitó el pequeño crecimiento de estas financiaciones. Además, debemos recordar que entramos en la época del año durante la cual los movimientos de los commodities agrícolas acelera la demanda de financiaciones en este tipo de monedas”, anticipó Barbero.

 

La línea de hipotecarios, al igual que el mes pasado, sigue siendo la de mayor crecimiento interanual ubicándose en un 83,4 %, de todas formas es una línea que solo representa el 2,3 % de la deuda total en dólares.

 

Las tarjetas de crédito tuvieron una disminución en relación al mes anterior del 9,3 %, siendo a nivel interanual su caída más que importante, –54,5%. La operatoria de este segmento sigue en mínimos históricos, reflejando la retracción del consumo en el exterior ya sea de servicios turísticos como de bienes importados en forma particular por individuos.

 

* Datos informados por el Banco Central respecto al stock al 29-11-2018.

 

Podrás encontrar todos nuestros informes en: https://www.firstcfa.com/es/novedades