El tiempo - Tutiempo.net

Un ciudadano estadounidense indentificado como Omar Mateen masacró anoche con un rifle Ar-15 a 50 personas en el club gay Pulse Night de Orlando y dejó a otras 52 personas heridas, en su mayoría latinas. 

 

Mateen fue asesinado por la policía durante el operativo para reducir el ataque. El gobernador de Florida declaró el "Estado de emergencia", mientras los investigadores intentan dilucidar si se trató de un acto terrorista u homofóbico.

 

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, sin descartar ninguna hipótesis, sostuvo que se trató de un ataque de "terror y odio" y "la peor matanza en la historia de Estados Unidos".

 

Mir Seddique, padre del responsable de la masacre, aseguró que el ataque "no tiene nada que ver con la religión", según informó hoy la emisora de televisión NBC, y agregó que su hijo se había enfadado al ver a dos hombres besarse hace algunos meses en Miami.

 

El diario The Washington Post difundió declaraciones de las exesposa del tirador, quien lo calificó como una "persona estable" y que la maltrataba. "Me golpeaba. Venía a casa y empezaba a golpearme porque la ropa no estaba limpia o cosas así", afirmó la mujer.

 

Mateen, de 29 años, nació en Estados Unidos y sus padres son afganos. El hombre era oriundo de Nueva York y vivía actualmente en St. Port Lucie, a 170 kilómetros al sureste de Orlando.

 

"Era un bang, bang, bang, uno detrás del otro. Duró tanto como una canción", contó al diario local Orlando Sentinel Christopher Hansen, una de los tantas personas que lograron escapar del boliche, antes de que el atacante los tomara como rehenes a un grupo en el baño del boliche hasta que el equipo Swat ingresó al lugar, mató al joven estadounidense y liberó a todos los que estaban en el baño.