El tiempo - Tutiempo.net

Cuatro días después de los comicios la oficina electoral dio a conocer los resultados finales: 50,12 por ciento para PPK contra 49,88 por ciento para Fujimori. El electo presidente hizo un llamado a la concertación nacional mientras su rival permanecía en silencio.

 

La incertidumbre llegó a su fin: el economista neoliberal Pedro Pablo Kuczynski es el nuevo presidente del Perú. Ganó por muy poco, apenas 41.964 votos sobre más de 18 millones de sufragios computados. Fue un final de infarto. Ayer, cuatro días después de las elecciones, la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) dio resultados al cien por ciento, que le dan la victoria a PPK, como se le conoce a Kuczynski, con 50,12 por ciento, contra 49,88 por ciento de Keiko Fujimori, la hija de ex dictador Alberto Fujimori, condenado a 25 años por crímenes de lesa humanidad y corrupción. Con la victoria asegurada, Kuczynski hizo un llamado a la concertación nacional. El fujimorismo se resistía a reconocer su derrota.Keiko Fujimori permanecía en silencio.

 

Mariano Cucho, jefe de la ONPE, aclaró que el resultado dado ayer corresponde al cien por ciento de los votos procesados, pero que queda un mínimo porcentaje de votos, el 0,2 por ciento, que todavía no han sido contados, porque han sido impugnados por distintas razones, como errores en la suma, ilegibilidad de los números o la falta de firma de alguno de los miembros de la mesa electoral. Estos votos impugnados, sobre cuya validez o no, se deberá pronunciar el Jurado Electoral, son menos de 40 mil, por lo que es materialmente imposible que el resultado cambie cuando estos votos ingresen al cómputo final, aunque, en un supuesto impensable, todos ellos fueran de Keiko.

 

Mientras el fujimorismo se negaba a resignar su derrota a pesar de las evidencias, aferrándose a un puñado de votos observados que no cambiarán la historia, Kuczynski comenzó a recibir las felicitaciones de los presidentes de otros países. Lo prensa peruana informó que lo llamaron Mauricio Macri, Michelle Bachelet y Juan Manuel Santos. El presidente colombiano escribió un mensaje en twitter en el que hizo pública esa felicitación y calificó a PPK como “un gran amigo de Colombia”.

 

Con la certeza de su victoria, Kuczynski convocó a la prensa para dar su primer mensaje como presidente electo. Pero a esa hora la ONPE todavía no había dado los resultados del cien por ciento de los votos procesados, que estaban al 99,9 por ciento. Aunque la victoria de PPK era ya un hecho consumado. Enterados de la presentación de PPK, voceros del fujimorismo salieron a la prensa a cuestionarlo. “Nadie puede declarar victoria en este momento”, señaló, desafiando la realidad, el congresista fujimorista Pedro Spadaro.

 

Como para alimentar la incertidumbre que ha rodeado estas elecciones, el equipo de Peruanos por el Kambio (PPK), el partido de Kuzcynski, dio marcha atrás y suspendió la conferencia de prensa hasta que la ONPE diera resultados al cien por ciento. El estrado con cuatro banderas peruanas y una gran banderola con la imagen de Palacio de Gobierno y la inscripción “Pedro Pablo Kuczynski. Presidente del Perú”, quedó vacío.

 

Los resultados de la ONPE al cien por ciento de votos procesado llegaron tres horas después. A los pocos minutos, confirmada su victoria con esos resultados, apareció PPK. El local de la conferencia de prensa había sido cambiado y la banderola con la inscripción “Pedro Pablo Kuczynski. Presidente del Perú”, había desaparecido del escenario. Un gesto de prudencia ante la falta de una proclamación oficial.

 

Con esa misma prudencia, PPK comenzó su breve discurso, el primero como virtual presidente del Perú, diciendo “tenemos que esperar los resultados finales, finales”, pero no había dudas de su victoria. Esa espera era una formalidad. Con su victoria fuera de toda duda, PPK habló como presidente electo. Ofreció un gobierno de diálogo y concertación.

 

“Unidad, conciliación, diálogo y trabajo por el Perú”, fue lo primero que prometió Pedro Pablo Kuczynski, ya con la presidencia en las manos. “A mi contrincante le ofrezco mi mejor voluntad para dialogar”, fue el mensaje de acercamiento que le envió a Keiko Fujimori, que en ese momento seguía encerrada sin aceptar su derrota.”No confundamos diálogo con debilidad”, aclaró. Agradeció el apoyo que recibió de los distintos sectores que le dieron la victoria. Un respaldo unido por el antifujimorismo. Ha sido ese frente antifujimorista el que ha llevado a PPK a la presidencia.

 

Los voceros del fujimorismo seguían negándose a aceptar la realidad de su derrota, prolongando su agonía pública. Insistieron en exigir la formalidad de esperar el conteo final de los votos observados, que no cambiarán nada, y el pronunciamiento del Jurado Electoral proclamando formalmente a un ganador. Algo que puede tomar algunos días más. Con la derrota consumada, algunos de sus voceros comenzaron a hablar de irregularidades en la elección.

 

Cuando una periodista le hizo ver a la congresista fujimorista Luz Salgado, que insistía en que su candidata podía ganar, que los pocos votos observados no alcanzaban para cambiar las cosas, solamente atinó a responder: “Déjame con mi esperanza”. Una respuesta que refleja lo costoso que es para el fujimorismo digerir una derrota que no esperaban.

 

Con un apoyo propio de solamente 21 por ciento, ungido presidente con el respaldo de sectores opuestos a sus propuestas neoliberales pero que lo apoyaron para evitar la victoria fujimorista, sin un partido sólido y con minoría en el Congreso, a Kuczynski le espera una tarea complicada. Necesita ganar respaldo a su gobierno en otros sectores. Por eso, su primer llamado fue a la concertación.