Fair

15°C

Río Gallegos

Fair

Más de la mitad derivaron en denuncias concretas. Así lo muestran los registros de personas que se acercaron a la Oficina de Violencia Doméstica. Desde que inició el año se realizó un total de 742 atenciones por violencia de género de distinta índole.

Luego de la presentación del informe interanual de la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) a nivel nacional, en cabeza de la Corte Suprema el pasado martes 4 de octubre, Sabrina Granero, coordinadora provincial de la OVD que funciona en Santa Cruz, dialogó con La Opinión Austral, contó detalles y destacó las tendencias de los casos denunciados en Santa Cruz.

Tras comentar que Santa Cruz es una de las cinco provincias que cuentan con oficinas del mismo tipo en el país, la funcionaria explicó que una de las particularidades que tiene la Oficina de Violencia Doméstica en Santa Cruz, que funciona bajo la órbita del Tribunal Superior de Justicia, es la creación de secretarías de “violencia específicas” en cada una de las sedes, explicando que una se encuentra apostada en la ciudad capital y la restante en Caleta Olivia.

 Consultada en un primer momento por las diferencias entre los datos aportados en el informe a nivel nacional y los datos a nivel provincia, la funcionaria indicó que, en principio, “algunas de las 15 mil denuncias que recibió la OVD a nivel nacional corresponden a factores de vulnerabilidad, mientras que a nivel provincial se realizan con respecto a los factores de riesgo en los que se encuentra la víctima”, manifestó, al mismo tiempo que comentó que la principal tarea de la entidad es garantizar “el acceso de la víctima a la Justicia”.

Por otro lado indicó que cada vez que ingresa alguien a realizar una exposición “muchas veces llegan personas que no tienen a quién recurrir y nosotros realizamos dos tipos de exposiciones para que quede asentado que llegaron aquí, una de ellas es fuera de ámbito, cuando no tenemos relación o injerencia, y la restante es en la que trabajamos con la persona que llega y se activa el equipo de trabajo”, siendo esta una labor realizada por un abogado, un psicólogo y un trabajador social, comentó Granero. Estos últimos dos realizaron una valoración de riesgo de cada caso y se estudian los pasos a seguir.

En caso de que los hechos sean de alto o altísimo riesgo, se da aviso de inmediato al Juzgado de Instrucción correspondiente, “si no, se espera hasta el próximo día hábil” comentó la funcionaria.

Respecto a las 742 atenciones realizadas desde el primero de enero hasta el pasado 9 de octubre, la responsable de la OVD manifestó que “la visibilización de algunos casos hace que otras mujeres se den cuenta que pueden hacer la denuncia, esto es una situación que es transversal a todo el mundo”, y agregó que es una “situación pública en que el Estado debe hacerse cargo y que los organismos de aplicación están obligados a asesorar a las víctimas sobre las medidas cautelares en resguardo de las víctimas”.