El tiempo - Tutiempo.net

Según el informe, los riesgos asociados a ese débil crecimiento son una mayor reducción de los incentivos para invertir y una "desaceleración del comercio".

 

En un informe previo a la celebración de la cumbre de líderes del G20 en la ciudad china de Hangzhou, el Fondo Monetario Internacional (FMI) alertó sobre la debilidad del crecimiento de la economía global y de las "dinámicas negativas" que se prevén a largo plazo, por lo que solicitó a los líderes globales a tomar medidas al respecto.

 

Según el informe, los riesgos asociados a ese débil crecimiento son una mayor reducción de los incentivos para invertir y una "desaceleración del comercio".

 

Asimismo, advierte una serie de "dinámicas negativas" en el largo plazo para el crecimiento, como el envejecimiento de la población, el bajo incremento de la productividad y una "ansiedad creciente acerca de la globalización".

 

Fundamentalmente por los efectos de la victoria del "sí" en el referendo sobre el "Brexit", el FMI rebajó en julio una décima sus perspectivas de crecimiento mundial para este año y 2017, que quedaron en el 3,1 por ciento y 3,4 por ciento, respectivamente.

 

El autor del informe, Helge Berger, no quiso adelantar en una rueda de prensa si esas proyecciones serán rebajadas de nuevo en octubre, cuando el FMI celebra su asamblea anual en Washington.

 

Berger sí anticipó que algunas economías avanzadas como EE.UU. van a crecer este año "menos de lo esperado" y que, en el caso de las emergentes, se están viendo "señales mixtas".

 

El resaltó que el G20 "no está cumpliendo" con la meta de elevar el producto interior bruto (PIB) colectivo en un 2 por ciento adicional para 2018. La entidad recomendó que mientras la demanda es "todavía insuficiente" se tomen políticas monetarias y fiscales para "apoyar el crecimiento a corto plazo".

 

Por su parte, la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, alertó de las amenazas actuales "contra la apertura económica" y enfatizó que, "sin acciones políticas contundentes, el mundo podría sufrir un crecimiento decepcionante durante mucho tiempo".

 

"Es fácil culpar al comercio de todos los males que aquejan a un país. Pero frenar el libre comercio sería parar un motor que ha generado ganancias de bienestar sin precedentes en todo el mundo durante muchas décadas", argumentó de acuerdo a su receta liberal.