Fair

15°C

Río Gallegos

Fair

Corea del Norte posee ya una de las mayores Fuerzas Armadas del mundo y continúa aumenta su poderío militar.

Según el Índice Global de Potencia de Fuego (Global Firepower Index) 2017, Corea del Norte tiene 76 submarinos, 5.025 tanques de combate y 458 aviones de combate. Esta foto de 2013 muestra a Kim Jong Un, líder máximo de Corea del Norte, en la central de comando, dando a las Fuerzas Balísticas Estratégicas la orden de prepararse para atacar objetivos en Estados Unidos y Corea del Norte.

Kim Jong-un, de 33 años de edad, actúa sin escrúpulos para mantener el poder.  Pero no es "el loco de Pyongyang”. Dentro de su sistema actúa en forma estratégica.  Kim fortaleció su poder en el Estado, el partido y el ejército. Potenciales rivales han sido neutralizados. Su política atómica y sus pruebas de misiles son racionales y consecuentes, si el objetivo es mantener el sistema. Kim no las utiliza como armas de agresión, sino de disuasión, porque quiere hablar con Estados Unidos de igual a igual, de potencia atómica a potencia atómica.

¿Cómo evalúa la situación Corea del Sur?

La Constitución Sudcoreana de 1987 establece la reunificación pacífica, sobre la base de la libertad y la democracia. Pero ni la política de distensión de comienzos del mileno, ni procederes más duros, han conseguido avances dignos de mención. El nuevo presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, elegido en mayo de 2017, aboga por un entendimiento con Pyongyang y ha anunciado que mantendrá una mayor distancia de Estados Unidos. Pero Corea del Norte no ha reaccionado a ofertas de diálogo de Seúl.

¿Cómo discurriría un conflicto militar?

Tras Corea del Norte se encuentra China y, tras Corea del Sur, Estados Unidos. En caso de conflicto, probablemente se verían involucrados también Japón, Rusia y los países de la OTAN. Si se produjera una guerra, habría que contar con millones de muertos en corto tiempo, sin la utilización de armas atómicas. Seúl, de 10 millones de habitantes,  se halla a solo 60 kilómetros de la frontera con Corea del Norte y está por lo tanto al alcance de su artillería. Por otra parte, Corea del Norte ha tenido décadas para enterrar y proteger sus arsenales. Ni siquiera Estados Unidos estaría en condiciones de eliminar sus armas a tiempo. A largo plazo, Pyongyang no podría ganar una guerra, pero si esta estallara, toda la península coreana quedaría literalmente reducida a escombros.